Territorios Resilientes en la Amazonía Ecuatoriana

Para la fundación Sacha Warmi el acompañamiento y apoyo a los pueblos indígenas de la Amazonia Ecuatoriana parte del reconocimiento y revaloración de los sistemas de saberes y conocimientos que aún persisten en los territorios. Comprendemos que son la mayor potencialidad de las comunidades para ser resilientes1 ; es decir, para generar procesos colectivos, autónomos, de adaptación creativa, que integrados a todos los campos de la vida comunitaria les permita resistir, enfrentar, revertir, aminorar e incluso eliminar las adversidades que históricamente amenazan su existencia como pueblos y con ello la vida de la selva Amazónica.

Consideramos que la indagación colectiva y el reconocimiento de las potencialidades culturales-espirituales, son pasos indispensables para que las generaciones presentes recuperen y revitalicen sus formas y mundos de vida, para que se fortalezca su sentido de pertenencia y sus vínculos con el territorio desde las bases ontológicas2 que están inscritas en sus formas de comunicarse, de curarse, de cuidarse, de interactuar con la naturaleza.

Conscientes de la injerencia que tiene la educación en el desarrollo de un pensamiento resiliente, la propuesta de acompañamiento de Sacha Warmi propende por la ampliación y discernimiento de los conocimientos y capacidades de las comunidades para manejar las consecuencias causadas por los cambios climáticos y otros cambios globales. Se trata entonces de generar procesos educativos y comunicativos que nos ayuden a identificar las herramientas y fortalezas de las comunidades. Así creemos que podremos contribuir a manejar los acontecimientos y crisis inesperados, además de aquellos que constantemente vulneran la identidad cultural y la autonomía de los territorios. Desde esta perspectiva con la participación activa de las comunidades, en especial de las juventudes, es nuestro compromiso brindar las herramientas conceptuales y organizativas para encontrar desde una perspectiva intercultural, alternativas para el desarrollo de los pueblos, es decir para generar procesos de transformación para la vida digna y para cuidar la vida en todas sus expresiones.


  1. La resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.
  2. Referente a la ontología: La ontología es una parte o rama de la filosofía que estudia la naturaleza del ser, la existencia y la realidad, tratando de determinar las categorías fundamentales y las relaciones del “ser en cuanto ser”.
Programa Territorio

Bióloga con experiencia en etnobiología- énfasis etnobotánica. Especialista y Maestra en Desarrollo Rural. Con valores y principios éticos aplicados al fortalecimiento de los saberes, conocimientos y prácticas de los pueblos con los que he tenido acercamiento. Convencida de la importancia de los saberes holísticos de los pueblos originarios y sus valores culturales, como principio directriz para el cuidado y conservación de la naturaleza. Agradecida con el Pueblo Nasa de Tierradentro, en las montañas de los Andes del Sur Occidente Colombiano, con quienes he aprendido de su lucha y fuerza política para la permanencia de los pueblos.